Y la vida se fue en 41 segundos (IV)

imageAún recuerdo cuando tuve consciencia de mi existencia, es decir cuando pude darme cuenta que era una persona que pensaba, sentía y que sabía perfectamente quien era. Estaba parado en uno de los zaguanes de la casa grande de mi abuela mirando una puerta café de madera cuando supe que estaba allí y quien era. Es cierto, tengo también algunos recuerdos claros siendo bebe, recordando ciertos detalles que hasta hace poco mi madre se sorprendió al mencionarlos, como aquel rebozo color purpura, lo que tal vez era mi cuna o cama, y el zaguán o patio largo que seguía a lo largo de la casa vieja donde vivíamos antes de que mi padre la derrumbara para construir la nueva casa de la Gardenia. Y al recordar esos 41 años parecieran que fueron en 41 segundos y eso no quiere decir que no se hayan vivido de buena forma, al contrario han sido tan extraordinarios que vivo día a día de nuevo con mis recuerdos que procuro dejarlos plasmado en líneas de algún blog y por qué no, en un papel.  Ahora creo estar iniciando el año 1 de mi segunda etapa de vida, mis aspiraciones es de dejar un legado no tal vez para los hijos que aún no tengo pero si para la familia y la gente que me rodea. Ahora preparo lo que puede ser la tranquilidad económica para mi futuro, dejar la dependencia como empleado y pensar en ser un empleador, que mi proyecto de vida lo defina yo mismo, con mis alcances, cualidades y posibilidades. Tal vez ya se fueron esos 41 segundos con los que trato de ver pasar mi vida rápidamente pero insisto que esos hermosos recuerdos siguen aquí en mi mente. Ahí te tengo si, como parte de mis grandes recuerdos.

El simpático amigo del bastón (III)

Estoico y sonriente se le ve dos o tres veces por semana muy temprano esperando en la esquina de ese bulevar a mi simpático amigo,  con una voz delgada así como su figura te regala una sonrisa mientras te pide una moneda. El ignorarlo está de menos, el dársela está de más ya que te llena de bendiciones por algo que para él puede ser el sustento de su día a día. En diciembre, lo verás con una capa de rey mago y su inconfundible gorro cubriendo su orejas, muy abrigado con bufanda y siempre, lo que es de siempre su bastón en mano que recorre a lo mucho 10 metros por la calle dejando atrás su pie mientras que el otro se adelanta a la par del bastón. Alguna vez mi madre me dijo que nunca faltara la caridad para los ancianos, quienes ya después son abandonados sin ayuda pero a mi simpático amigo solo lo veo así, como un personaje más de un pequeño viaje o trayecto de mi día a día.

Almohadas ajenas (I)

Hoy desperté en la habitación continua, este choque de calor que ha invadido mi ultima ciudad de residencia Zapopan ha generado que noche a noche deba dormir sobre las colcha solo en boxers y sin la necesidad de refugiarme a lo que yo llamaba sabanas frescas. Pero aún así este departamento que rento y que por el momento considero como mi hogar aún se siente extraño, como si las almohadas en las que descanso sean ajenas. -Y mira que las he pagado de mi propio bolsillo-. Pero a todo esto he tratado de hacer una remembranza de los últimos 20 años de todos lo lugares en los que he dormido, desde habitaciones de hotel en alguna ciudad perdida, alguna habitación rentada de forma temporal y hasta de un familiar o amigo quien con cariño ha deseado prestarme un lugar donde pernoctar e inclusive una pijama extra. Hoy puedo decir que se siente ajeno, y no solo por el lugar sino del tener que recordar día a día cuando despierto donde estoy, y la razón importante porque estoy aquí entre almohadas ajenas.

Quiero que me trates suavemente (II)

Ya había pasado casi año y medio del fatal accidente, y en mes de Julio era el aniversario del Flaco, de su Guapo como ella lo llamaba. Trataba de la manera mas madura llevar esta situación, – Estaba completamente enamorado de ella, de La Bonita. Había aprendido con el tiempo a sobre llevar sus caídas, ayudarla a levantarse y seguir adelante aunque por eso me llevara un par de rodillas raspadas y sangradas. Pero el Ángel que llevaba en su corazón era lo que mas hacia que me sintiera desconcertado, por una parte lo hermosa que era y por otra parte que no tenia el 100% de su cariño. Créanme, era muy difícil competir con un muerto, pero aún así estaba completamente seguro que antes del evento fatal yo ya había entrado en su corazón y sabía que continuaba en un huequito.

El Vagabundo (1953)

El VagabundoHace varios días leí un articulo en el EmpireOnline sobre personajes de cine que han influido en las películas con temáticas de la Navidad, que ha marcado a muchas personas para estas fechas. De hecho existen tradiciones principalmente en la unión americana que se reúnen en torno a la noche buena a disfrutar en familia de esos filmes con temáticas navideña, desafortunadamente aquí solo es emborracharse y poner una sinfonóla a todo volumen con canciones de Joan Sebastian, Vicente Fernandez o por un personaje tan mencionado que ni siquiera conozco Julion Alvarez. Para mí, tanto la noche previa como el día 25 de diciembre poder disfrutar de un día completo de televisión viendo películas navideñas y retozando como vaca en el sillón comiendo del recalentado y ver continuamente película tras película.