Historia de un Chaman (Parte 5: El Renacimiento)

El Renacimiento

El 9 de Mayo de 2017 eran ya las últimas semanas de trabajo en Querétaro, después del secuestro que había sufrido el presidente de la compañía mi situación era incierta. El rumbo de la empresa estaba a cargo de su esposa quien no daba una con las negociaciones del gobierno del estado, así como los posibles inversionistas Pakistaníes que deseaban instalar la planta de automóviles en la ciudad de Silao, donde se encontraba la vieja planta abandonada de General Motors.

Había pasado ya casi dos semanas desde el último ataque del ERB (Ejercito Revolucionario del Bajío) al palacio de gobierno en la Plaza de los Perros. Después de comer en la fonda de Doña Rosita era mi costumbre bajar a las tienditas cercanas a comprar un dulce como postre o bien un cigarro suelto para degustar la comida.

Las vallas de seguridad habían sido quitadas y el paso libre de peatones estaba de nuevo, aunque el ejército mantenía las trincheras en puntos estratégicos del centro histórico.

Me encontraba revisando los encabezados de los diarios en el puesto de revista, mientras disfrutaba de un cigarro Raleigh, cuando sentí en mi hombro derecho que alguien se acercaba de más al grado de sentir la incomodidad de un roce en mi espalda.

Voltee y ¡No lo podía creer! era el Hermano Gaeta. Lo sorpresa de verlo se aunaba a que lo veía muy joven, extremadamente joven de cuando lo conocí en León veinte años atrás. Rápidamente realizaba mis cuentas mentales y si mis cálculos no fallan tendría que estar cercano a los 90 años, pero su aspecto era de alguien de 50 años.

Me tenia con la boca abierta, mientra el tenia una sonrisa de oreja a oreja; y para colmo me volvía a mirar con esa sonrisa de burla por la sorpresa y desconcierto que pasaba por mi cabeza.

Otra cosa de la cual no podía creerlo era que iba vestido con un traje de corte italiano, su figura delgada pero de músculos marcados hacia que el traje asentara bien en su físico, como dijera mi amiga Verónica: “Se ve de una sola pieza”.

Si mal no recuerdo, el hermano Gaeta siempre vestía pantalón de mezclilla, camisa de algodón y sandalias, pero en esta ocasión su vestimenta consistía de un traje Armani color gris rata a dos botones, camisa blanca a rayas, corbata azul marino con pequeñas figuras blancas y bostoniano FlorSheim; y lo que no olvido era su fragancia a 212 de Carolina Herrera un clásico ya.

Mientras me mantenía boquiabierto el me miro de abajo a arriba y me dijo, -no has cambiado mucho excepto por la barriga que te cargas y las marcas que quedaron en tu cara después de la protección de armadillo-.

Asentí con la cabeza y esbocé una sonrisa; no se si fuera por como se expreso de mi o por salir de mi pequeño shock de sorpresa.

Le pregunte: ¿Que hace aquí hermano? ¿Donde se había metido todos estos años? ¿Como es que ha rejuvenecido? ¿Como sabía que me encontraría aquí en Querétaro o fue mera coincidencia? y ¿Donde había comprado ese traje que le sentaba muy bien? (Lo último fue vanidad, ya que siempre ha sido mi ilusión vestir a diario como él).

-Calma, calma; tengo respuesta para eso y cosas nuevas que debes saber- dijo él. -Vamos a sentarnos en una de esas banquitas que deseo platicar contigo y avisarte que inicia la segunda etapa de tu entrenamiento-.

-¿Mi entrenamiento?- dije en voz baja, no sabía a que se refería con eso, ya que recuerdo que de chico nunca hablamos que estaba en entrenamiento, ni que fuera su Padwan o algo por el estilo.

No sentamos en una banca bajo un árbol, ya que eran casi las 3pm y el sol era fuerte, la primavera estaba en su clímax.

Comenzó diciendo: -Pues para comenzar, me da mucho gusto conocerte. No había tenido la oportunidad de conocerte en persona, aunque te conoceré en mi realidad dentro de 10 años en León Guanajuato-

– ¿Dentro de 10 años? ¿En León Guanajuato? – pregunte, – No tengo planes de regresar a León, ahora que toda mi familia se había ido a vivir a Mexicali, no hay razón para regresar allá-.

-Calla, guarda silencio. Escucha primero y comprenderás- Me reprimió al escuchar mi reacción y yo solo asentí con la cabeza y levanté los hombros.

– En este momento no estoy viviendo mi realidad, estoy soñando y entre a tu realidad – continuaba diciendo – La posibilidad que da el soñar y controlar los sueños, abre las puertas para entrar en la vida de otras personas y en diferentes etapas de su vida. Cuando te conozca dentro de 10 años de mi tiempo y en mi realidad, ya sabre que abre vivido este momento en algún sueño contigo, aquí en Querétaro en 2014.- Todo seguía confuso para mí y continuaba escuchando.

–  En mi realidad estoy viviendo y trabajando en Chihuahua en la Tarahumara. En unos años me enviarán a León y ahi te conoceré y al grupo del Santuario de Guadalupe-

– Ahora, en este mi sueño vengo a decirte que por mi conocimiento y madurez deseo trasmitirte este conocimiento o Don como lo quieras ver –

Yo me sentía afortunado y a la vez me mataba una incertidumbre de conocer cual sería ese DON que recibiría, me sentía como niño esperando recibir su regalo en el intercambio.

– Es importante saber que muchas cosas de tú vida tendrás que desapegarte de tus sentimientos, recuerdos, vivencias, éxitos, fracasos, logros y desde luego el amor y cariño que tuviste a personas importantes de tu vida. Es una decisión muy importante ya que recibirás el conocimiento del “Renacimiento” -.

No aguante las ganas de preguntar y solo dije -¿Renacimiento? ¿Que significa es? – El renacimiento en la primera etapa de tu entrenamiento antes de aprender a “soñar” e ir viajando en diferentes realidades. Probarás por mi gusto y en este momento un poco de ese conocimiento del soñar-

Comenzaron a escucharse el zumbido de muchos insectos y distrajeron por completo mi atención del hermano, voltee a ver los árboles y al cielo para saber de donde provenía ese zumbido y el cielo de torno con un tono rojizo gris; al bajar mi mirada me di cuenta que todo estaba en tono sepia.

El me dijo -en este momento estás soñando y estás en otra realidad, mira tus manos – Cuando quise ver las palmas de mis manos, no las encontraba. Las agitaba pero mis ojos no podían verla; no tenía control de mis sueños. Un simple clic en mis ojos y todo volvió a la normalidad.

– Lo que vengo a proponerte y que debes decidir en este momento es que regreses en el tiempo y renazca tu vida en un momento definido, donde tu interior lo decida. Tu cerebro no lo sabe, pero tu interior sabe perfectamente donde puede cambiar radicalmente tu vida. Pero no solo cambiará tu vida, sino la de la gente que está o estuvo cerca de ti en todos esos años y desde luego el entorno – Concluyo el hermano y esperaba una respuesta en el momento.

Mi cabeza trabajaba a 10 ghz por segundo, pasaban infinidad de cosas por mi mente. Lo principal era la gente que conocí, conozco y que tal vez conocería. Personas que amo y que fueron una parte importante de mi vida.

Pero estaba completamente decido en aceptar la propuesta, solo que hacia un recorrido de mi vida y resaltaba los momentos y personas importantes.

Mi vida en ese momento no iba como yo hubiese querido, aunque nunca me he arrepentido de lo que ha sido, no vendría mal volver a cambiar el rumbo. Lo veía como un “Back the future” y me sentía Marty McFly.

Mis hermanos estaban en investigación como miles de mexicanos después del levantamiento de armas en el 2012 después que el gobierno priista tomara el poder y el pueblo no estuviera de acuerdo. Como había comentado, mi familia se había mudado a Mexicali por la inestabilidad e inseguridad que vivía todo el Bajío: Cuna del Yunke y ultraderecha.

Y como en la película “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” borrar de mi vida el haber conocido a la Bonita, que después de casi 10 de haberla conocido no olvidaba. Seguía soltero y aunque habían pasado muchísimas relaciones de pareja no me convencía el sentar cabeza y compromiso.

Entonces se levantó de súbito el hermano Gaeta y me pregunto –¿Entonces la decisión está tomada?- Me levante titubeante y lo mire a los ojos -¡Va! Es mi decisión hacerlo. ¿Que sigue, que hay que hacer?-

Volvió a reír de oreja a oreja el hermano y me dijo: -No creo que después de todos estos años no hayas aprendido a liberar tus vicios, esto no es tu trabajo y asuntos informáticos-.  Me dio un golpe en el hombro, dio media vuelta y alcance a escuchar que me dijo a lo lejos mientras se retiraba -¡El traje es de sastre!- y se perdió entre la gente.

Regrese a mi trabajo y despues a la casa que rentaba al terminar mis labores. Al anochecer mientras trataba de dormir le daba vueltas y vueltas a la cama, pensando y analizando lo poco o mucho que había platicado con el Hermano Gaeta hasta quedarme dormido.

A la mañana siguiente escuche la voz de mi madre pidiendo que nos levantáramos, estaba todavía oscuro y la cama se me hizo pequeña. De pronto comencé a escuchar a Gutiérrez Vivo de radio monitor. Busque la lámpara en mi buró y no había nada. No encontraba el apagador de la luz, estaba desubicado completamente y a oscuras. Y de pronto se encendió una luz, era mi hermana saliendo de su habitación rumbo al baño.

¡Estaba en mi habitación de la casa de Gardenia en León Guanajuato! Baje las escaleras corriendo y encontré a mi madre preparando unas tortas y me preguntó  – ¿Porque no te has vestido? – Mire al calendario pegado al refrigerador y era el 7 de Septiembre de 1987; mi primer día de clases en la secundaria, tenia 12 años  y el conocimiento de una persona de 42 años.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Trackback from your site.

wichosaenz

Cinefilo y amante del buen Blues, armoniquista frustado más sucio que Junnior Wells. Pago mi renta con un poco de blues, ¿alcanzará para las entradas al cine?

Leave a comment

Guardar mi nombre, correo electrónico y sitio web en este navegador para la próxima vez que haga un comentario.