Melancolia

Melancolía

Melancolía

Hace un par de días estuve leyendo el blog de una amiga que publicó un post llamado Efemérides, donde hacia una remembranza sobre una fecha en especial cuando ocurrieron importantes acontecimientos de su vida. El pasado 12 de Diciembre decidí ir a dar gracias por lo acontecido en este 2009, y como tal me encamine al Santuario de Guadalupe. Sabía que estaría llena la calle y los alrededores al templo por lo que decidí dejar mi coche en un estacionamiento frente a mi antigua secundaria ET1. Y en ese caminar inevitablemente llegó la melancolía de lo que fue mi barrio por muchos años, desde pasar por la famosa plaza del mariachi, recorrer la avenida Miguel Alemán y pasar frente a mi escuela primaria “Eufrasia Pantoja N°4”. Al comenzar la caminata para llegar al templo decidí hacer una escala a la que fue mi calle y encontré que todavía estaba vendiendo David, un taquero que llevaba casi 18 años vendiendo en el mismo lugar. Aunque anteriormente sus hermanos estarían vendiendo años atrás en el mismo lugar, sumando en total 30 años si mal no recuerdo. Al terminar de cenar tome la decisión de ir a ver mi casa, donde nací y crecí por 20 años. Fue una tristeza ver los destruida y abandonada que está, desde la venta nadie más habitó la casa, fue utilizada como bodega para los negocios de frutas y verduras a lo que se dedican estás viejitas señoritas que compraron casi todas las propiedades de la calle incluyendo la casa de mi abuela.
Casa de La Gardenia

Casa de La Gardenia

Y exactamente un 12 de Diciembre de 1997 nos estábamos mudando, dejando atras toda una vida e iniciar una nueva experiencia en otra zona. Coincidentemente al dia siguiente amanecimos en nuestra nueva casa con una histórica nevada, y pareciera que nos habiamos mudado del pais.
Regresando a mi melancolía mire por la calle en ambos lados y por un momento quise vivir la ficción de alguno de mis capítulos escritos de “Historias de un Chaman” y ver aunque fuera a blanco y negro o sepia todos los primos y amigos jugando por la noche en esa calle. Regrese a casa y encontré a toda la familia reunida, y a todos mis sobrinitos jugando en el patio. Y me doy cuenta que mi niñez no ha desaparecido, simplemente ha pasado como estafeta a ellos, a quienes veo los mismos ojos de brillo y alegría como la de mis hermanos  de niño pero, ahora en sus hijos…

Tags: , , , , , , , , , , ,

Trackback from your site.

wichosaenz

Cinefilo y amante del buen Blues, armoniquista frustado más sucio que Junnior Wells. Pago mi renta con un poco de blues, ¿alcanzará para las entradas al cine?

Leave a comment

Guardar mi nombre, correo electrónico y sitio web en este navegador para la próxima vez que haga un comentario.