Posts Tagged ‘Calle Gardenia’

Historias de un Chaman (Parte 6: Los Martires)

Martines de León GuanajuatoYa llevaba 8 meses de constantes viajes internos a mi adolescencia, llegada la noche y conforme cerraba los ojos iniciaban mis ejercicios sobre control de Sueños y por ende el Renacimiento.

La situación de Querétaro continuaba inestable así que concluyeron mi contrato laboral y me dieron un plazo 30 días para entregar mi puesto (¿A quien? A nadie, ya que no se contrataría personal por la quiebra de la compañía) sería un tiempo razonable para encontrar otra opción de empleo.

Era aproximadamente las 1:30pm y estaba listo para salir a comer, me preparaba para ello pero continuaba con la ardua labor de entregar aunque archivar, ordenar, y guardar documentación era ahora mi actividad, esto no me generaba stress y descontento.

Melancolia

Melancolía

Melancolía

Hace un par de días estuve leyendo el blog de una amiga que publicó un post llamado Efemérides, donde hacia una remembranza sobre una fecha en especial cuando ocurrieron importantes acontecimientos de su vida. El pasado 12 de Diciembre decidí ir a dar gracias por lo acontecido en este 2009, y como tal me encamine al Santuario de Guadalupe. Sabía que estaría llena la calle y los alrededores al templo por lo que decidí dejar mi coche en un estacionamiento frente a mi antigua secundaria ET1.

Historia de un Chaman (Parte 5: El Renacimiento)

El Renacimiento

El 9 de Mayo de 2017 eran ya las últimas semanas de trabajo en Querétaro, después del secuestro que había sufrido el presidente de la compañía mi situación era incierta. El rumbo de la empresa estaba a cargo de su esposa quien no daba una con las negociaciones del gobierno del estado, así como los posibles inversionistas Pakistaníes que deseaban instalar la planta de automóviles en la ciudad de Silao, donde se encontraba la vieja planta abandonada de General Motors.

Había pasado ya casi dos semanas desde el último ataque del ERB (Ejercito Revolucionario del Bajío) al palacio de gobierno en la Plaza de los Perros. Después de comer en la fonda de Doña Rosita era mi costumbre bajar a las tienditas cercanas a comprar un dulce como postre o bien un cigarro suelto para degustar la comida.